Fomentar la conciliación y la corresponsabilidad: lecciones aprendidas durante el confinamiento

conciliación

Andrea y Carlos han pasado todo el confinamiento teletrabajando. Y cuidando de sus dos hijas de 5 y 9 años. Y haciendo de profesores y tutores. Y de técnicos de telecomunicaciones. Y de monitores de fitness. Y de, y de, y de… Si les preguntamos, van a tener mucho que contarnos sobre conciliación.

Es cierto que ambos se consideran afortunados por haber podido seguir trabajando desde la seguridad de su hogar. Han podido mantener sus empleos e ingresos, y son conscientes de que muchas personas lo han tenido, y lo van a seguir teniendo, muy difícil. Pero también saben que así no pueden seguir, que el esfuerzo extraordinario y los malabarismos les están pasando factura. Que el sprint de estos meses no se puede convertir en maratón, porque no hay cuerpo ni mente que lo aguante.

Sigue leyendo Fomentar la conciliación y la corresponsabilidad: lecciones aprendidas durante el confinamiento

El eje de la sociedad. Las personas

El pasado mes tuve el placer de sentarme con Custodia Ponce, Directora de la Revista Grazie. Más que una entrevista, para mi fue una conversación de la vida.

Hablamos con el corazón, y en ella pude ver como le brillan los ojos haciendo su trabajo. Eso es lo que hace a un profesional un buen profesional. Solo cuando ama su trabajo puede hacer cosas tan bonitas como las que salieron de esa charla.

Si algo tenemos en común es que los dos amamos lo que hacemos. Yo amo a las personas, cuidarlas y cuidar sus emociones y ella ama conocerlas más y es capaz de emocionarlas. Conmigo lo consiguió.

Creo firmemente que el mayor aprendizaje no va a estar en la formación que uno pueda tener sino que siempre va a venir de esa conexión con los demás. De esa conversación salio una entrevista muy bonita, que os comparto con mucho gusto por aquí.

Accede al PDF en papel

Entrevista de Custodia Ponze. Pasados unos minutos de las diez de la mañana, Javier Benavente nos recibe en su despacho con un fuerte abrazo y un café; bonita manera de comenzar una entrevista.

Javier llegó a Madrid con veintiún años para comenzar su carrera, y con tan solo veintiocho, monta su primera empresa.
Javier no para de INNOVAR, INVENTAR Y REINVENTAR NEGOCIOS, CON O SIN ÁNIMO DE LUCRO, QUE MEJOREN LA CALIDAD DE VIDA DE LAS PERSONAS Y LA COMPETITIVIDAD DE LAS EMPRESAS.

Pero ¿quién es Javier Benavente, para Javier Benavente?
__Esto es algo que nunca me han preguntado, es algo que pensaré más detenidamente para mí mismo.
Te puedo decir ahora que yo me siento un hombre muy sencillo. Yo nací en un pueblo de Zamora de apenas cuarenta y cinco habitantes, Vega de Tera, y me considero un hombre muy normal. También soy un hombre inquieto al que le gusta mejorar la sociedad en la que vive a través de lo que sabe hacer. Mi objetivo es mejorar el mundo en el que estoy a través de la actividad que ejerzo.

Javier, ¿qué es la felicidad, dónde crees que deberíamos buscarla?
__Para mí la felicidad es el camino que hacemos día a día, el cómo lo vivimos, disfrutando del camino; no es un fin al que llegar.
Aquí entra el trabajo, lo que haces con tus hijos, con tu pareja, lo que haces por los demás.

¿Crees que los seres humanos tenemos la clave para cambiar el mundo, qué piensas que necesitamos?
__Creo que sí. Además, creo que todas las personas tenemos la fuerza para poderlo hacer.
Hoy en día, las comunicaciones son globales, se conoce todo al momento, desde cualquier parte del mundo. El consumidor está informado al instante y demanda una forma nueva de vivir. Creo que las empresas y los gobiernos deberían pensar que hay mucho que hacer. Si cambiamos la calidad de vida de las personas, cambiaremos la calidad de las empresas, y al revés.

Ser fundador y presidente de una fundación como ALARES ¿qué responsabilidad conlleva?
__Aquí las responsabilidades son muchas, más que en una empresa. En una empresa eres tú si ganas o pierdes, pero en una ONG hay mucho en juego. Primero, el patronato que ha confiado en el proyecto que uno gestiona; personas muy involucradas de reconocido prestigio que ponen su tiempo y su dinero. Todo lo que se haga tiene que ser muy transparente.
En segundo lugar, los proyectos que se realizan tienen que salir bien, aquí no te puedes permitir el lujo de que esto fracase.
Ahora mismo tenemos un proyecto que se llama «Ilumina una vida». Este proyecto se realiza a través de voluntariado y se ha creado para combatir la soledad de las personas mayores dentro de los hogares. Ya está aprobado y puesto en marcha.
Queremos que se realice con personas jóvenes y que sean afines a las personas mayores, creemos que así pueden aprender mutuamente los unos de los otros.

¿Consideras que vivimos demasiado deprisa?
__Si la vida lo permite, cada uno debe de vivir al ritmo que le guste vivir, yo reconozco que vivo como me gusta. Yo hago lo que me enamora, lo que me hace saltar de la cama para seguir; siento que no vivo deprisa, vivo disfrutando de cada momento, de lo que hago. Mi trabajo, para mí, es ocio.
Es cierto que el tiempo va muy deprisa y la tecnología, más, pero, al final, detrás de todo hay personas, y lo que vives y compartes con ellas es lo que al final te queda.
Creo que las personas deberían hacer lo que realmente les gusta, no decaer. Hay que quitarse los miedos y tener el atrevimiento de ir a por ello. «Siempre se puede cambiar, pero hay que atreverse».

Si me pudieses describir qué significa la Fundación ALARES para la sociedad, ¿qué me dirías?
__Nuestro objetivo es mejorar la calidad de vida de las personas y contribuir a la mejora de la competitividad de las empresas, o al revés, contribuir en la mejora de la competitividad de las empresas para mejorar la calidad de vida de las personas. Trabajamos con la conciliación dentro de la empresas y con todos los temas de diversidad dentro de las plantillas como fuente de innovación y crecimiento, y no como una amenaza.
Si hablamos de discapacidad, las empresas tienen la obligación de cumplir con el 2 % de la plantilla con personas con discapacidad. Creo que las empresas deben saber que este colectivo, que también está en la lista del paro, son personas preparadísimas, muy estables y responsables, y con una productividad incluso más alta que cualquier persona sin discapacidad.
En la fundación ALARES, principalmente tocamos temas que son críticos en la sociedad y en las empresas. Es crítica la inclusión de todo tipo de personas, es crítica la conciliación (trabajo, familia).
En Alares damos soluciones a las necesidades de las personas, porque detrás de una empresa hay personas y las necesidades humanas son iguales para todos, da igual el estatus social que tengamos. Todos necesitamos a personas que nos ayuden en un momento determinado.
Empresas como VOLVO, FORD, MAPFRE o BANCO SANTANDER son algunas de las que tienen implantados nuestros servicios.
Y, en la línea de este compromiso con la sociedad, todos los servicios que se prestan son gestionados por personas con discapacidad desde nuestro Centro Especial de Empleo, ALARES SOCIAL.
Hoy Alares es la empresa número uno en España en su especialidad, con más de siete millones de beneficiarios de sus servicios.

¿Qué es lo que más valoras y te gusta del equipo que te acompaña?
__De mi equipo me gusta todo; sin ellos, no haría absolutamente nada. Valoro mucho la confianza, la implicación, la honestidad. El equipo que me acompaña está formado por personas sencillas, con principios y con muchas ganas de aprender y trabajar.

Para Javier Benavente, ¿cuáles son los pilares fundamentales para que un proyecto o empresa vaya hacia una buena dirección?
__Creo que lo principal, hoy en día, es que una empresa tiene que pensar que trabaja con personas (como plantilla) y para personas (como clientes). Hay que ser empático con los demás y saber que no estamos hablando de seres galácticos.

Si pidieras un deseo en voz alta, ¿cuál pedirías?
__Pediría que todos los políticos a nivel mundial se pusieran de acuerdo e intentaran solucionar el problema que hay de inmigración en el origen, creo que este es el mayor problema que tenemos en el mundo. Las personas salen de su país por necesidad buscando mejor vida, pero la solución es poner remedio en el origen y ayudar a las personas en su tierra, porque considero que nadie quiere estar fuera de su país. No entiendo el desinterés que existe en no solucionar este problema, aun siendo fácil, creo yo. Solo hace falta voluntad y poner solución por el bien de todos.

Javier, si te digo…

– DIVERSIDAD…
Creo que es la mayor oportunidad que tienen ahora mismo la sociedad y, especialmente, las empresas.
Es una parte del enriquecimiento que tenemos a nivel social.

– EXCLUSIÓN SOCIAL…
Es una lacra que tenemos, un problema cultural principalmente.
Es una responsabilidad social que todos tenemos: empresas, gobiernos o cualquier tipo de institución, porque no podemos permitir que exista ningún tipo de exclusión social para nadie.

Cuando llegó a tus manos la revista GraZie Magazine, ¿qué sentiste al conocer este medio?
__GraZie Magazine me pareció una revista que trata las cosas de una forma completamente distinta de como lo hacen otros medios. Creo que es una revista de enorme calidad, tanto en el contenido como en el acabado de impresión. La forma de tratar los temas, el hacerlo de esta forma tan cercana me gustó mucho.

Jornada anual sobre los derechos de las personas mayores en el siglo XXI

A finales del pasado mes de junio tuve el placer de asistir a la Jornada ‘Derechos de las personas mayores del siglo XXI‘, organizada por el Consejo Español para la Defensa de la Discapacidad y la Dependencia (CEDDD). El objetivo de la misma fue crear un espacio de diálogo en torno a tres temáticas muy interesantes, con el fin de dar voz a las personas mayores, el cual, bajo mi punto de vista, se cumplió con gran éxito.

En esta ocasión moderé la primera mesa denominada “El envejecimiento en la Discapacidad Intelectual”, donde se trataron aspectos muy relevantes en la actualidad.

El primero en tomar la palabra fue el gerente de la Confederación Española de Organizaciones de Mayores (CEOMA), Javier García, destacando que “envejecer es un proceso discapacitante que, en las personas con deficiencia intelectual, se acelera considerablemente y aunque hoy alcancen los 60 años, son pocos los que llegan a los 70 y muy escasos los que pasan de los 80″. También apuntó que “para estas personas, el acompañamiento de las familias es crucial, pero la Administración, las Asociaciones y la sociedad también deben hacerlo movilizando sus recursos”.

Elvira Conde, directora gerente de la Orden Hospitalaria San Juan de Dios (Fundación Tutelar), hizo hincapié en que «estas personas tienen múltiples patologías asociadas y envejecen muy deprisa”.

El presidente de la Plataforma Educación Inclusiva Sí, Especial También, José María Escudero, padre de un hijo autista de diez años, habló sobre la angustia de los padres pensando qué sucederá con sus hijos cuando ellos falten. En palabras suyas: “es agotador para toda la familia. Todos sus miembros envejecen más rápido, pero la familia es fundamental cuando uno de sus miembros es discapacitado intelectual”. Denunció que “no se trabaja en la prevención y las ayudas a estas personas terminan cuando cumplen los 18 años, precisamente cuando empiezan a ser cada vez más necesarias”.

Por último, Cinta Pascual, presidenta del Círculo Empresarial de Atención a las Personas (CEAPs), explicó que es imprescindible invertir el 2% del PIB en la discapacitación, que es la media europea, muy lejos de nuestro actual 0,5%. El problema es la invisibilidad que en España tiene el sector social y de mayores. Entre las medidas que podemos adoptar destacó la flexibilidad y la implantación de la tecnología en los servicios sociales.

La segunda mesa fue la de “Pensiones y Sostenibilidad del Sistema”, moderada por Mariqueta Vázquez, presidenta de la Asociación de Mujeres por un Envejecimiento Favorable.

El coloquio lo inició María Ángeles Poveda, portavoz de la Coordinadora de Madrid por la Defensa del Sistema Público de Pensiones, que aseguró que, a pesar de la crisis de la Seguridad Social y las declaraciones alarmistas del Tribunal de Cuentas, el Sistema Público de Pensiones es fuerte y sostenible. Afirmaba que, bajo su criterio, el Pacto de Toledo no ha traído ningún beneficio a los pensionistas.

A continuación, intervino la diputada del PSOE Elvira Ramón, asegurando que «las reformas que necesita el sistema no puede hacerlas un gobierno, tienen que hacerse desde el consenso aportando ingresos vía Presupuestos Generales del Estado y por vía impositiva, retomando en consenso del 2011, eliminando gastos de la Seguridad Social y, sobre todo, teniendo en cuenta que las reformas no pueden desnaturalizar el sistema».

Para el representante del PP, José Ignacio Echániz, “nuestro sistema de la Seguridad Social es muy generoso. De hecho, aquí uno se jubila con el 72% del sueldo, mientras que en los países de nuestro entorno se hace con el 50%”. Bajo su opinión, el gran reto que debemos afrontar es el desequilibrio del sistema que hay que apuntalar retomando el consenso del Pacto de Toledo.

El economista de VidaCaixaFernando Miguel Enríquez, insistió en que es imprescindible ir a un nuevo sistema de pensiones, en el que la aportación pública se complemente con un ahorro dentro de la empresa cofinanciado por la propia empresa y el trabajador, lo que requiere un pacto de estado entre partidos, sindicatos y patronal. “Este sistema debe tener una aplicación paulatina y generaría una gran masa de ahorro a medio y largo plazo”, confirma el economista.

Cerró la mesa la secretaria general de UDP Madrid, Cristina Rodríguez Porrero, que explicó su visión de lo que necesitan las pensiones repasando cada una de las letras de esta palabra. «La P es la del Pacto de Estado. La E es la del Estado. La N es de no, las pensiones no deben estar sujetas a fluctuaciones políticas o económicas. La S es sostenibilidad. La I es la letra del IPC. La O es la de las organizaciones de mayores, como agentes activos en la búsqueda de soluciones. La segunda N es de negocio, porque invertir en pensiones es un buen negocio. La segunda E la de la excelencia del Manifiesto de defensa de las pensiones públicas y dignas. Y la segunda S se refiere a la suficiencia que deben tener las pensiones por justicia y por dignidad».

La última mesa denominada “Testamento Vital” fue moderada por José Luis Baquero, director del Foro Español de Pacientes (FEP).

La primera en intervenir fue la presidenta de la Asociación Madrileña de Cuidados Paliativos (AMCP), Coro Pérez, que explicó cómo los cuidados paliativos afirman la vida. Y aclaró que, para la administración de estos cuidados, es de gran ayuda el Testamento Vital en que el enfermo indique como quiere ser tratado en estos casos.

La siguiente intervención fue la de Carolina García, magistrada y directora de la Agencia Madrileña de Tutela al Adulto (AMTA): «hay muchos adultos tutelados que no tienen familia pero que otros sí la tienen y dejan al adulto incapacitado al cuidado de la Administración … y cuando muere le heredan«.

Carmen Ortiz, médico y portavoz de la Asociación Derecho a Morir Dignamente (DMD), recordó que la Ley de Autonomía del Paciente que entró en vigor en 2002 «reconoce el derecho a la información sobre su estado”. También obliga a recabar el consentimiento del paciente para la aplicación de cualquier tratamiento, condena la obstinación terapéutica por mantener la vida indefinidamente y reconoce el derecho a hacer Testamento Vital.

Cerró la mesa el notario y registrador jubilado Antonio Fernández-Golfín que recordó que «debemos hacer un testamento para organizar nuestra vida patrimonial y también hacer un Testamento Vital para que se respete la autonomía del paciente y se respete su personalidad. Ambos testamentos deberán hacerse en estado de plena lucidez. Se trata de medidas muy sencillas que, sin embargo, cuando llegue el momento, van a facilitar enormemente la vida«.

Muchas gracias al CEDDD por la confianza depositada en mí para asistir a estas Jornadas. Y muchas gracias a todos aquellos que defendéis el futuro digno de nuestros mayores.

Entrevista en Alianza 2030 junto con Juan Suances

Hace unas semanas tuve el placer de asistir a una entrevista junto con Juan Suances, vicepresidente de ADiReLab, en los estudios de Radio Nacional de España (RNE) para el programa Alianza 2030, dirigido por Laura Prieto.

Uno de los temas que tratamos fue el acuerdo de colaboración entre ambas entidades. Gracias a este, tanto los asociados de ADiReLab como sus familiares pueden disfrutar del Plan Alares 360. En palabras de Juan Suances: “Con este acuerdo queremos que los responsables de Relaciones Laborales entiendan que la conciliación está a su disposición para ayudarles. El Plan 360 les ayuda a ser más felices y a cultivar cosas que cada vez importan más. Se está mostrando un alto interés por usarlo y aplicarlo a sus propias organizaciones”.

Por otro lado, Juan Suances expuso la idea principal del III Congreso Anual de la Asociación de Directivos de Relaciones Laborales (ADiReLab), celebrado en el mes de noviembre del año pasado: “Es muy difícil tener un estatuto del trabajador en el S.XXI, porque primero es importante encontrar un equilibrio entre flexibilidad y rigidez”.

Posteriormente comenté las conclusiones del estudio “Responsabilidad Familiar Corporativa de la Comunidad de Madrid”, elaborado por el Centro Internacional Trabajo y Familia del IESE y Alares, y presentado el pasado mes de febrero. Entre ellas, me gustaría destacar que en los últimos 10 años se ha avanzado mucho en el terreno de la conciliación y se están implementando muchas medidas en las empresas, pero aún queda bastante por hacer.

Para concluir quiero recordaros que está abierto el plazo de inscripciones a los Premios Nacionales Alares 2019, unos galardones que celebran su XIII edición de los premios a la Conciliación de la vida Familiar y Laboral y a la Responsabilidad Social y la VIII edición de los premios a la Excelencia en Prevención de Riesgos Laborales destinada a las Personas con Discapacidad.

Para escuchar la entrevista completa haz clic en este enlace.

Damos pequeños pasos hacia la mejora de la conciliación

conciliación
conciliación

Infojobs realiza cada año con ESADE un estudio sobre el Estado del Mercado Laboral. Esta vez, pone de manifiesto que la conciliación está mejorando y cada día está más presente en las empresas. Tras la elaboración de ese informe basándose en la respuesta de más de 1.000 compañías, han demostrado la mejora en materia de conciliación que se está dando en los últimos años. Esta tendencia más que positiva, nos muestra el punto de responsabilidad y compromiso que está apareciendo en las empresas.

Las compañías que han implantado medidas de conciliación laboral ya son el 58%. Aún queda mucho por hacer, pues el dato debería ser del 100%, pero la tendencia al alza nos hace tener una visión positiva.

Más de la mitad, concretamente el 54%, aporta permisos para sus empleados y empleadas para acompañar a sus familiares al médico, mientras que tan solo el 28% dispone de días de asuntos personales.

La conciliación es diferente en empresas grandes y pequeñas

De nuevo existen diferencias importantes entre las medidas tomadas por las grandes y las pequeñas empresas, puesto que solo el 22% de éstas últimas aplica el horario intensivo los viernes, frente al 62% de las de mayor tamaño. En contraposición, son las medianas y pequeñas compañías las que optan por la flexibilidad horaria en un 83%, mientras que esta medida se toma en el 76% de las grandes.

El servicio de guardería, la jornada intensiva los 365 días del año y el teletrabajo son las medidas más difíciles de aplicar para todas las empresas. Aún así, la tendencia es muy positiva y cada día la lucha por los derechos de los trabajadores y trabajadoras para poder equilibrar su vida personal y laboral está dando sus resultados.

El análisis de la conciliación, tanto de manera interna en nuestra propia empresa como en el entorno, es necesario para encontrar los puntos de mejora. No debemos olvidar que sigue siendo un derecho por el que luchar, ya que muchas de las necesidades de las familias y de la sociedad siguen esperando una respuesta.

Desde Alares, luchamos para que la conciliación real llegue igualmente a todas las personas y a todos los hogares. Nuestro objetivo es que los porcentajes de medidas de conciliación tomadas por las empresas, sean del tamaño que sean, lleguen al 100%.