Seis preguntas clave para una entrevista de trabajo eficaz

La entrevista de trabajo es la fase del proceso de selección de personal en la que, tanto empresa como candidato, tienen la oportunidad de despejar todas las dudas sobre la idoneidad de una futura colaboración. Tradicionalmente se ha entendido que corresponde solo a uno de los interlocutores hacer las preguntas, y al otro contestarlas, pero para ser realmente útil y eficaz, una entrevista de trabajo debe ser un proceso bidireccional. Veamos algunas de las preguntas que debería incluir.

En primer lugar, repasemos algunas de las preguntas planteadas por el profesional de recursos humanos durante una entrevista de trabajo, y por qué son importantes:

1. ¿Por qué quieres trabajar con nosotros?

La motivación es el motor principal de las personas, lo que nos hace más creativos y nos anima a aproximarnos a la excelencia. La razón principal que impulsa a una persona a querer unirse a una empresa constituye un dato esencial para el empleador.

Los conocimientos y las aptitudes son importantes, por supuesto, y asumimos que todos los candidatos que llegan a la entrevista los poseen. De entre ellos, quien desee perseguir su vocación desde el puesto que ofrecemos será idóneo para desarrollar una carrera fructífera para ambas partes.

Por otro lado, con esta pregunta el reclutador detecta si el candidato “ha hecho los deberes” y conoce la empresa a la que aspira a unirse, y si está realmente convencido de que es el lugar en el que quiere estar.

2. ¿Dónde te ves a medio-largo plazo?

O el clásico: ¿Dónde te ves en cinco/diez años? Con la respuesta a esta pregunta un profesional de recursos humanos adquiere información valiosa sobre si el candidato tiene claro lo que quiere para su futuro, y también si sus objetivos y los de la empresa están alineados. Un empleador, lógicamente, siempre busca contar con personas que vean su futuro creciendo y progresando en la empresa.

Una alta rotación laboral, como hemos visto anteriormente, es extremadamente perjudicial para cualquier compañía, y con preguntas como esta se sientan las bases para prevenirla. Necesitamos, pues, detectar a quienes desean orientar su carrera profesional dentro de nuestra empresa, que la sentirán como suya y la harán progresar.

 “¿Cuál sería tu trabajo ideal en este momento de tu carrera?” “¿Hasta dónde quieres ascender en nuestra organización?” “¿Cómo crees que podrás lograrlo?” son preguntas complementarias que exploran este mismo tema.

3. ¿Conoces nuestros valores? ¿Los compartes?

Para una empresa con futuro es imprescindible que sus empleados compartan sus valores. Ser capaces de identificarnos con la misión, visión y valores de la compañía significa tener de nuestro lado a nuestro subconsciente y a nuestras emociones. En cambio, cuando alguien no está alineado con los objetivos y cultura de una empresa, tarde o temprano esto se refleja tanto en su desempeño profesional como en el clima laboral a su alrededor.

Esto puede llegar a generar no solo errores y pérdida de oportunidades, sino también una toxicidad que puede tirar por tierra el buen funcionamiento de una organización. Obtener una respuesta sincera a esta pregunta es, por lo tanto, vital. Una manera de lograrla puede ser pedir al candidato que amplíe, con sus propias palabras, la descripción de los valores de la empresa, y explique por qué se siente identificado con ellos.

Veamos ahora tres preguntas que el candidato puede (y, desde luego, debe) plantear a su entrevistador durante la entrevista de trabajo, y por qué sus respuestas pueden cambiarlo todo:

4. ¿El puesto me permitirá especializarme profesionalmente?

La especialización destaca como uno de los factores fundamentales a la hora de mantener un puesto de trabajo o de tener disponibles ofertas laborales, aún en tiempos de crisis. Las empresas requieren de profesionales bien capacitados en labores cuya destreza solo se eleva hasta su máximo nivel mediante la experiencia en un puesto de trabajo.

Para un candidato es importante determinar si el puesto de trabajo al que aspira le va a permitir alcanzar o reforzar una especialización profesional que prevea que será demandada a largo plazo. Si es así, puede ser interesante priorizar este factor frente a otros.

5. ¿Tendré acceso a formación continua?

Por otro lado, la certeza de que la empresa proporcionará posibilidades para formarse de manera continua es un argumento igualmente poderoso para el candidato.  Deja ver que la compañía se toma en serio la necesidad de contar con las mejores herramientas para desarrollar un trabajo de calidad, y los conocimientos actualizados son una de las más importantes.

Conviene preguntar detalles sobre las opciones de formación en la empresa, quiénes pueden acceder a ella y qué itinerarios abren de cara a una progresión laboral. También si existe la posibilidad de asistir a congresos, seminarios, u otras oportunidades de adquisición de conocimientos específicos de la profesión y el sector. Si el entrevistador es capaz de contestar de manera clara y diáfana a estas cuestiones, será una muy buena señal.

6. ¿Qué es lo que más te gusta de trabajar aquí?

Considero que, entre todas las preguntas que un candidato puede plantear a su entrevistador, esta es la que jamás debería quedarse en el tintero. La manera en que sea respondida puede darnos una visión valiosa de lo que significa realmente trabajar en la empresa en cuestión, y una información de primera mano que no hallaremos en ningún otro lugar.

El entusiasmo de alguien se siente feliz en su entorno de trabajo, satisfecho con la labor que realiza y convencido de que se le valora no solo como trabajador, sino sobre todo como persona no se puede fingir. Al fin y al cabo, los mejores recomendadores de una empresa son sus propios empleados, y no conviene desaprovechar la oportunidad de escuchar su opinión en un momento tan potencialmente importante para nuestro futuro como es una entrevista de trabajo. Preguntemos, y sepamos escuchar lo que hay detrás de la respuesta.

En Alares nos dedicamos desde 1999 al cuidado de las personas y sus familias, a aportarles los mejores servicios personales, cariño y atención, en cualquier rincón de la geografía española o portuguesa  con personal de nuestra propia plantilla, y trabajamos con las empresas para que puedan utilizarlos para atraer y fidelizar emocionalmente a sus clientes y a sus empleados con servicios necesarios, hoy más que nunca, en su vida diaria personal y familiar.

En mi libro autobiográfico ¡Quédate conmigo! 20 claves para enamorar a tus clientes… ¡y que se queden contigo! he querido compartir las experiencias vitales y profesionales de varias décadas que me han ayudado a definir las claves para atraer y fidelizar clientes y empleados con éxito. Hoy todos tenéis la oportunidad para ponerlo en práctica, nunca ha sido mejor momento. Un libro solidario que puedes adquirir en este enlace, e incluso regalar a tus empleados y clientes. Te lo dedicaré personalmente. Y si quieres escuchar el audiolibro narrado por mí mismo, lo tienes gratis en el mismo enlace.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

14 + 8 =