There is no human B: Las personas como el eje de la RSC (I)

El pasado 23 de abril Alares organizó el encuentro digital “There is no human B: Las personas como el eje de la RSC”. En él tuvimos la oportunidad de reflexionar sobre el propósito corporativo e inspirarnos con ejemplos de compañías que trabajan cada día para ejercer un impacto positivo en la sociedad, poniendo siempre a las personas en el centro.

Hoy quiero compartir algunos datos y conclusiones aportados por Ludi García, Managing Director de Hotwire España, y Teresa Millán, Corporate Affairs Director de Eli Lilly and Company. La próxima semana me centraré en lo que nos contaron Nuria Arocas, Environmental Country Specialist de HP y Mar Aguilera, Directora General de Fundación Alares. El encuentro estuvo moderado por Marcos González, Presidente editor de Corresponsables, de su Fundación y de ObservaRSE.

Hotwire España: Las empresas deben ser people-centric

Ludi García, Managing Director de Hotwire España, explicó cómo el nuevo ciudadano, el nuevo empleado, reclama más compromiso institucional y empresarial. Para responder a esta demanda, empresas e instituciones deben adaptarse y mostrarse comprometidas con las causas sociales de manera consistente y coherente. Han de ser capaces de generar confianza, y ofrecer información transparente sobre sus productos y modelo de negocio. En cuanto al compromiso con las causas sociales, Ludi resaltó que “no basta con parecerlo, hay que serlo y mostrarlo”.

Hablando sobre el cambio actual en la sociedad, acelerado por la pandemia, comentó que la economía lineal ya llevaba tiempo mostrando su “lado oscuro”. La alternativa llega de la mano de nuevas formas disruptivas de consumo y de la economía circular, que aboga por armonizar crecimiento económico y sostenibilidad. 

Entender el propósito corporativo

Presentando los resultados del estudio “Marcas con conciencia: la era del propósito”, Ludi compartió que el 95% de los directivos españoles cree que es importante tener un propósito corporativo. Sin embargo, la mayoría lo vincula con elementos relacionados solo con el bien o servicio , y no con los valores y creencias de los públicos. Creo que este es un dato importante y nos indica que aún tenemos mucho trabajo por hacer para interiorizar este concepto.

Es importante recordar que no hablamos de propósito corporativo solo de cara a los consumidores, aunque el 59% de ellos le otorga importancia en el momento de la compra. El 74% de los directivos participantes afirmó que trabajaría por menos dinero para una compañía cuyo propósito se alineara con sus valores personales. 

Este último dato aportado por Ludi me parece especialmente significativo, y a menudo hemos hablado de cómo la remuneración económica no es el factor decisivo a la hora de elegir a qué empresa queremos vincularnos. Nuestra experiencia en Alares, trabajando con multitud de compañías de sectores muy diversos, nos ha demostrado, una y otra vez, cómo las empresas que se responsabilizan de devolver a la sociedad parte de lo que esta les aporta (y saben visibilizarlo bien) cuentan con una ventaja competitiva a la hora de atraer y retener talento.

Significarse también en los temas complicados

A la pregunta de un asistente acerca de la influencia de los discursos de odio en RRSS sobre la apuesta responsable de las empresas y su compromiso para visibilizar a colectivos vulnerables, Ludi contestó que, si bien el propósito y valores de una compañía deben responder a su ADN, en España el entorno empresarial tiene claras dificultades para significarse en temas complicados. La mayoría de las empresas dan un paso adelante solo en temas socialmente aprobados y no se atreven con los más difíciles.

Lilly: La primera línea a impactar son nuestros empleados

Teresa Millán, Corporate Affairs Director de Eli Lilly and Company, hizo un resumen del impacto social de la compañía en España. En el ámbito interno resaltó el trabajo de Lilly en la promoción de la diversidad y la inclusión en su plantilla, y el hecho de haber sido elegida 1ª Empresa para Trabajar en el Ranking Best Place to Work.

Lilly también cuenta con programas de formación y diversas iniciativas para cuidar el bienestar físico y emocional de sus empleados. Ha apostado por ofrecerles una serie de beneficios sociales, así como oportunidades para la formación y promoción del talento y herramientas para cuidar su bienestar.

En cuanto a la dimensión externa, Teresa resaltó la importancia que tiene para Lilly poder apoyar a las personas que trabajan desde las asociaciones de pacientes para visibilizar patologías, eliminar estigmas y mejorar la prevención. La Fundación Lilly, por otro lado, realiza una importante labor de promoción de la ciencia en España.

La riqueza de una compañía está en su diversidad

“Si no tienes inclusión, no tienes diversidad”, comentó Teresa al presentar el trabajo de Lilly en este ámbito. Uno de los compromisos de la compañía es acoger, respetar y valorar la diversidad, y para ello cada año se marcan objetivos concretos y medibles que se evalúan periódicamente. Teresa explicó cómo la compañía cuenta con diferentes áreas de trabajo que les ayudan en su objetivo de entender mejor las diversas realidades.

Este mensaje de Teresa (“en la diversidad está la riqueza de una compañía”) resuena especialmente conmigo, ya que sé por experiencia propia que la diversidad bien gestionada permite ser más competitivo y generar un impacto positivo en la sociedad. Por ello, desde Alares ayudamos a otras empresas a seleccionar perfiles de todo tipo y a sensibilizar y formar a la plantilla en el ámbito de discapacidad y empleo, haciendo posible la creación de entornos de trabajo inclusivos y accesibles.

El orgullo de trabajar en el “Best Place to Work”

A petición de los asistentes al encuentro, Teresa explicó el proceso para formar parte del Ranking Best Place to Work. Confirmó que cuando la organización presenta los resultados del Ranking y la empresa se hace eco, aumenta el número de candidaturas de empleo recibidas. Contar con este galardón es, además, un factor muy influyente en el orgullo de pertenencia de los empleados.

Quiero agradecer a Ludi y a Teresa toda la información y las reflexiones que compartieron con nosotros en este encuentro. Nos reafirman una vez más en lo vital que es poner a las personas siempre en el centro y nos inspiran a continuar trabajando para construir un mundo mejor, empezando por cuidar a los que nos rodean.

En Alares nos dedicamos desde 1999 al cuidado de las personas y sus familias, a aportarles los mejores servicios personales, cariño y atención, en cualquier rincón de la geografía española o portuguesa  con personal de nuestra propia plantilla, y trabajamos con las empresas para que puedan utilizarlos para atraer y fidelizar emocionalmente a sus clientes y a sus empleados con servicios necesarios, hoy más que nunca, en su vida diaria personal y familiar.

En mi libro autobiográfico ¡Quédate conmigo! 20 claves para enamorar a tus clientes… ¡y que se queden contigo! he querido compartir las experiencias vitales y profesionales de varias décadas que me han ayudado a definir las claves para atraer y fidelizar clientes y empleados con éxito. Hoy todos tenéis la oportunidad para ponerlo en práctica, nunca ha sido mejor momento. Un libro solidario que puedes adquirir en este enlace, e incluso regalar a tus empleados y clientes. Te lo dedicaré personalmente. Y si quieres escuchar el audiolibro narrado por mí mismo, lo tienes gratis en el mismo enlace.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dos × cuatro =