Diversidad generacional y conciliación (II): Millennials y Centennials

En el artículo anterior hablábamos sobre lo importante que es para cualquier empresa saber reflejar en sí misma la diversidad de sus clientes. Solo así será capaz de entender sus necesidades y crear los productos, servicios y procesos óptimos para servirles. Una de estas diversidades es la expresada en la edad, y en este sentido contamos hoy con una gran riqueza que no debemos desaprovechar. Pero para atraer y retener el mejor talento de cada generación es vital conocer sus características, intereses y deseos. Hoy hablamos de las dos generaciones más jóvenes en nuestro mercado laboral: Millennials y Generación Z, o Centennials.

Millennials, autodidactas y nómadas

Nacidos entre 1981 y 1993, los miembros de la generación del milenio han nacido y crecido rodeados de tecnología, y esta es parte integral de su manera de vivir y relacionarse. Se considera a esta generación como la más preparada de la historia, ya que sus miembros han tenido un acceso mayoritario a estudios superiores y de idiomas. También son los más inclinados a continuar formándose de manera autodidacta y a ir actualizando sus conocimientos para adaptarse a las cambiantes demandas del mercado. Son creativos, idealistas y emprendedores, y pueden llegar a rebelarse ante la autoridad cuando perciben que sus aportaciones no son tenidas en cuenta.

Aunque durante su juventud disfrutaron brevemente de la bonanza económica, su incorporación al mercado laboral se vio marcada por las consecuencias de la crisis de 2008. La precariedad de aquellos años les obligó a descartar el objetivo de permanencia a largo plazo en un mismo puesto de trabajo de generaciones anteriores. Los Millennials no tienen miedo al cambio (de organización o incluso de profesión) y buscan activamente oportunidades de crecimiento. Valoran los nuevos retos y la posibilidad de trabajar en empresas responsables, transparentes y con cuyos valores se sientan identificados.

Centennials, exploradores hiperconectados

Los miembros de la Generación Z o Centennials han nacido entre 1994 y 2004, y los más jóvenes entre ellos están incorporándose ya al mercado laboral. Son nativos digitales absolutos, y no conciben la vida sin un smartphone en la mano o una conexión de alta velocidad a internet. Están acostumbrados a realizar todo tipo de gestiones a través de la pantalla de su teléfono y son conscientes de la gran dependencia que les generan estos dispositivos.

Los Centennials valoran ante todo las oportunidades de aprendizaje que les presente su puesto de trabajo, y la posibilidad de familiarizarse con conocimientos y actividades nuevas para ellos. Tienen una gran capacidad de adaptación a los cambios y quieren experimentar todo lo posible antes de decidir hacia dónde orientar sus carreras profesionales. Han sido la generación más afectada por la pandemia de COVID-19, ya que sienten que han perdido oportunidades de relacionarse socialmente en un entorno laboral presencial. Para ellos es muy importante que se escuchen sus ideas, y reclaman transparencia y honestidad en su evaluación.

Claves para atraer y retener talento millennial

Los miembros de la generación millennial valoran, ante todo, la flexibilidad. Son conscientes de que la tecnología les permite desarrollar su trabajo de manera óptima independientemente del horario y el lugar en el que lo realicen, y aprecian lo que esto representa para su bienestar y el equilibrio entre su vida laboral y personal. La flexibilidad es tan importante para ellos que muy a menudo valoran este factor por encima de la compensación económica a la hora de considerar sus opciones laborales. Tienen muy claro que el tiempo es lo más valioso que poseen, y reclaman el derecho a gestionarlo de manera eficaz.

Además de la flexibilidad a la hora de desarrollar su trabajo, los Millennials también valoran muy positivamente las posibilidades de formación continua que pueda ofrecerles la organización. Saben de la importancia de estar siempre a la última tanto en conocimientos especializados como en el uso de herramientas tecnológicas, y tienen muy en cuenta a las empresas que ofrecen itinerarios de formación o facilitan a sus empleados la asistencia a seminarios, cursos, ferias profesionales u otros eventos que les permitan mantenerse al día.

Lo que buscan los Centennials

Sin duda, lo que más tienen en cuenta los Centennials a la hora de elegir o permanecer en una organización son las oportunidades de aprendizaje que esta les ofrece. Este es, al fin y al cabo, su objetivo principal en esta etapa de su vida profesional. Y no solo les interesa absorber conocimientos; también ansían empaparse de la cultura de la empresa, aprender a relacionarse en un contexto laboral, ver y ser vistos. Por ello, a la flexibilidad que demandan los Millennials será conveniente sumar oportunidades para socializar y colaborar en equipo, así como programas de mentoring.

Otro aspecto fundamental para los Centennials es el bienestar físico y, especialmente, psíquico. Esta generación está contribuyendo a destruir el estigma que acompaña a la salud mental y otorga al cuidado de esta una gran importancia. Los miembros de la Generación Z no aprecian el trabajo bajo excesiva presión o a ritmos vertiginosos, y se inclinan por las organizaciones que hacen explícito su interés y adoptan medidas concretas para cuidar el bienestar mental y la adecuada gestión emocional de su plantilla.

Gestionar la diversidad generacional

Como hemos visto, el mercado laboral actual cuenta con una gran diversidad generacional que, adecuadamente gestionada, es una fuente de riqueza para cualquier organización. Cada una de estas generaciones posee sus características y peculiaridades propias, y las estrategias de atracción y retención de talento de una empresa deben tenerlas en cuenta para crear equipos de trabajo óptimos. Pero ¿cómo sacar el mejor partido a esta diversidad generacional? Cada empresa es un mundo y no existen soluciones estándar, por lo que lo más interesante será siempre contar con asesoramiento profesional en este ámbito. El primer paso, no obstante, es reconocer la enorme ventaja competitiva que supone la diversidad para las empresas. Las organizaciones que liderarán el futuro ya lo tienen claro.

En Alares nos dedicamos desde 1999 al cuidado de las personas y sus familias, a aportarles los mejores servicios personales, cariño y atención, en cualquier rincón de la geografía española o portuguesa  con personal de nuestra propia plantilla, y trabajamos con las empresas para que puedan utilizarlos para atraer y fidelizar emocionalmente a sus clientes y a sus empleados con servicios necesarios, hoy más que nunca, en su vida diaria personal y familiar.

En mi libro autobiográfico ¡Quédate conmigo! 20 claves para enamorar a tus clientes… ¡y que se queden contigo! he querido compartir las experiencias vitales y profesionales de varias décadas que me han ayudado a definir las claves para atraer y fidelizar clientes y empleados con éxito. Hoy todos tenéis la oportunidad para ponerlo en práctica, nunca ha sido mejor momento. Un libro solidario que puedes adquirir en este enlace, e incluso regalar a tus empleados y clientes para estas navidades. Te lo dedicaré personalmente. Y si quieres escuchar el audiolibro narrado por mí mismo, lo tienes gratis en el mismo enlace.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *