Atraer y fidelizar a los clientes de la España rural

Casi el 10% del total de la población de España vive hoy en municipios de menos de 5.000 habitantes. Estas personas tienen exactamente el mismo derecho a recibir un servicio excelente por parte de las empresas de las que son clientes. Y esta excelencia dependerá en gran medida de hasta qué punto seamos conscientes de sus necesidades específicas, y de nuestra apuesta por cubrirlas e ir siempre un paso más allá. ¿Quiénes son estos clientes de la España rural, y cómo podemos lograr que se queden con nosotros?

¿Quién habita la España rural?

Según datos del censo de 2020, más de 7,5 millones de personas están empadronadas en municipios rurales (es decir, municipios con menos de 30.000 habitantes y una densidad de población inferior a 100 habitantes por km2). Estos 7,5 millones de personas representan prácticamente el 16% de la población de España. Y el 60% de ellas (4,5 millones) viven en municipios de menos de 5.000 habitantes. Extremadura, Castilla-La Mancha, Castilla y León y Aragón son las comunidades autónomas con un mayor porcentaje de población censada en municipios rurales (entre un 30% y un 50%).

El concepto de “España vacía” o “España vaciada” parece haber ganado visibilidad solo en los últimos años. Pero la tendencia a la despoblación de estas zonas rurales no es un fenómeno ni mucho menos reciente. Sin embargo, en las últimas décadas se han comenzado a reivindicar las dificultades a las que se enfrentan las personas que habitan el medio rural. Dificultades que terminan en muchos casos traduciéndose en su abandono de este.

Las dos caras de la España rural

La pandemia de coronavirus y la implantación masiva del teletrabajo han motivado a un gran número de profesionales ubicados hasta entonces en núcleos urbanos a contemplar la posibilidad de irse a vivir a un pueblo. Viviendas más económicas, mayor contacto con la naturaleza, un ritmo de vida más tranquilo… las ventajas eran evidentes. En el otro lado de la balanza… ni más ni menos que los retos a los que se enfrentan día a día los habitantes del medio rural.

Es posible que la mayoría de estos profesionales solo conocieran la España rural “de visita”. El encantador alojamiento en el que pasaron las vacaciones, el pueblo que visitaron durante unos días en verano…  En ese contexto es fácil enfocarse solo en los puntos positivos, e incluso las inconveniencias se convierten en el recuerdo en experiencias pintorescas. Los que conocemos más de cerca la realidad rural (los que somos, y a mucha honra, “de pueblo”), somos conscientes también de la otra cara de la moneda. El reto es cómo abordar esta realidad para cumplir nuestra misión de la manera más eficaz posible, para convertir desafíos en oportunidades.

¿Qué necesitan los clientes de la España rural?

Decíamos antes que 4,5 millones de personas (casi un 10% de la población total de España) vive en municipios de menos de 5000 habitantes. 4,5 millones de personas con exactamente el mismo derecho que los habitantes de los grandes núcleos urbanos a tener sus necesidades cubiertas. A vivir su vida sin hándicaps añadidos.

Las personas que viven en la España rural no quieren ni más ni menos que lo mismo que el resto de la población: acceder a los servicios que precisan en cada momento y recibir la atención y los cuidados que necesitan. Las necesidades son similares, sí, pero la facilidad para satisfacerlas no es la misma. Este reto se convierte en una gran oportunidad para las empresas de cara a la atracción y fidelización de clientes en estas áreas.

Atención y cuidado: los dos valores clave

Uno de los principales obstáculos a los que se enfrentan las personas que habitan en el medio rural es la desigualdad en la atención sanitaria respecto a los habitantes de grandes ciudades o de capitales de provincia. En muchas ocasiones los vecinos han de desplazarse a municipios cercanos (o no tan cercanos) para hacer uso de los servicios de atención primaria. Las especialidades médicas y pruebas diagnósticas a menudo están mucho más lejos.

La posibilidad de acceder a videoconsultas médicas, a contar con asesoría personalizada de diversos especialistas médicos o de un servicio de telefarmacia 24 horas (ya que la adquisición de medicamentos y otros productos sanitarios puede complicarse al no existir oficina de farmacia en el municipio) son servicios de gran atractivo para la fidelización emocional de clientes rurales.

En cuanto al acceso a servicios asistenciales, lo más habitual es que los habitantes de áreas rurales encuentren dificultades tanto para la gestión como para la prestación de los mismos. Esto, sumado al envejecimiento de la población en estas zonas, afecta en gran medida a la calidad de vida de sus habitantes más vulnerables. En muchos casos, imposibilita que puedan disfrutar de independencia y autonomía en sus propios hogares.

Los servicios de cuidado a las personas en el hogar. La realización de tareas domésticas o pequeñas reparaciones. La posibilidad de recibir la compra a domicilio, de gestionar trámites administrativos… Son servicios de especial interés para las personas residentes en zonas rurales, que a menudo lo tienen especialmente complicado para desplazarse o encontrar a quien pueda ayudarles con estas tareas.

Cada cliente, viva donde viva, merece solo lo mejor

Las empresas que aspiren a atraer y fidelizar clientes ubicados en la España rural (que como ya hemos comentado, representan un volumen importante que previsiblemente aumentará en los próximos años con la implantación de nuevos modelos de trabajo) harán bien en centrarse, para empezar, en estos dos puntos: atención y cuidado. Salud, bienestar y la tranquilidad de saber que hay alguien que se preocupa por hacer su vida más fácil: las compañías que sean capaces de ofrecer este valor a sus clientes del ámbito rural estarán, sin duda, en el buen camino para lograr que estos se queden con ellas.

En Alares nos dedicamos desde 1999 al cuidado de las personas de cualquier edad y sus familias, y a apoyar a las empresas para hacer compatible la vida personal y laboral de sus plantillas de cualquier edad, aportándoles individualmente los mejores servicios personales, cariño y atención, en cualquier rincón de la geografía española o portuguesa, con personal de nuestra propia plantilla. Empresas de todos los tamaños utilizan con gran éxito a Alares para atraer y fidelizar emocionalmente a sus clientes y a sus empleados con servicios necesarios en su vida diaria, personal y familiar.

En mi libro autobiográfico ¡Quédate conmigo! 20 claves para enamorar a tus clientes… ¡y que se queden contigo! he querido compartir las experiencias vitales y profesionales de varias décadas que me han ayudado a definir las claves para atraer y fidelizar clientes y empleados con éxito. Hoy todos tenéis la oportunidad para ponerlo en práctica, nunca ha sido mejor momento. Un libro solidario que puedes adquirir en este enlace, e incluso regalar a tus empleados y clientes. Te lo dedicaré personalmente. Y si quieres escuchar el audiolibro narrado por mí mismo, lo tienes gratis en el mismo enlace.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies