El eje de la sociedad. Las personas

El pasado mes tuve el placer de sentarme con Custodia Ponce, Directora de la Revista Grazie. Más que una entrevista, para mi fue una conversación de la vida.

Hablamos con el corazón, y en ella pude ver como le brillan los ojos haciendo su trabajo. Eso es lo que hace a un profesional un buen profesional. Solo cuando ama su trabajo puede hacer cosas tan bonitas como las que salieron de esa charla.

Si algo tenemos en común es que los dos amamos lo que hacemos. Yo amo a las personas, cuidarlas y cuidar sus emociones y ella ama conocerlas más y es capaz de emocionarlas. Conmigo lo consiguió.

Creo firmemente que el mayor aprendizaje no va a estar en la formación que uno pueda tener sino que siempre va a venir de esa conexión con los demás. De esa conversación salio una entrevista muy bonita, que os comparto con mucho gusto por aquí.

Accede al PDF en papel

Entrevista de Custodia Ponze. Pasados unos minutos de las diez de la mañana, Javier Benavente nos recibe en su despacho con un fuerte abrazo y un café; bonita manera de comenzar una entrevista.

Javier llegó a Madrid con veintiún años para comenzar su carrera, y con tan solo veintiocho, monta su primera empresa.
Javier no para de INNOVAR, INVENTAR Y REINVENTAR NEGOCIOS, CON O SIN ÁNIMO DE LUCRO, QUE MEJOREN LA CALIDAD DE VIDA DE LAS PERSONAS Y LA COMPETITIVIDAD DE LAS EMPRESAS.

Pero ¿quién es Javier Benavente, para Javier Benavente?
__Esto es algo que nunca me han preguntado, es algo que pensaré más detenidamente para mí mismo.
Te puedo decir ahora que yo me siento un hombre muy sencillo. Yo nací en un pueblo de Zamora de apenas cuarenta y cinco habitantes, Vega de Tera, y me considero un hombre muy normal. También soy un hombre inquieto al que le gusta mejorar la sociedad en la que vive a través de lo que sabe hacer. Mi objetivo es mejorar el mundo en el que estoy a través de la actividad que ejerzo.

Javier, ¿qué es la felicidad, dónde crees que deberíamos buscarla?
__Para mí la felicidad es el camino que hacemos día a día, el cómo lo vivimos, disfrutando del camino; no es un fin al que llegar.
Aquí entra el trabajo, lo que haces con tus hijos, con tu pareja, lo que haces por los demás.

¿Crees que los seres humanos tenemos la clave para cambiar el mundo, qué piensas que necesitamos?
__Creo que sí. Además, creo que todas las personas tenemos la fuerza para poderlo hacer.
Hoy en día, las comunicaciones son globales, se conoce todo al momento, desde cualquier parte del mundo. El consumidor está informado al instante y demanda una forma nueva de vivir. Creo que las empresas y los gobiernos deberían pensar que hay mucho que hacer. Si cambiamos la calidad de vida de las personas, cambiaremos la calidad de las empresas, y al revés.

Ser fundador y presidente de una fundación como ALARES ¿qué responsabilidad conlleva?
__Aquí las responsabilidades son muchas, más que en una empresa. En una empresa eres tú si ganas o pierdes, pero en una ONG hay mucho en juego. Primero, el patronato que ha confiado en el proyecto que uno gestiona; personas muy involucradas de reconocido prestigio que ponen su tiempo y su dinero. Todo lo que se haga tiene que ser muy transparente.
En segundo lugar, los proyectos que se realizan tienen que salir bien, aquí no te puedes permitir el lujo de que esto fracase.
Ahora mismo tenemos un proyecto que se llama «Ilumina una vida». Este proyecto se realiza a través de voluntariado y se ha creado para combatir la soledad de las personas mayores dentro de los hogares. Ya está aprobado y puesto en marcha.
Queremos que se realice con personas jóvenes y que sean afines a las personas mayores, creemos que así pueden aprender mutuamente los unos de los otros.

¿Consideras que vivimos demasiado deprisa?
__Si la vida lo permite, cada uno debe de vivir al ritmo que le guste vivir, yo reconozco que vivo como me gusta. Yo hago lo que me enamora, lo que me hace saltar de la cama para seguir; siento que no vivo deprisa, vivo disfrutando de cada momento, de lo que hago. Mi trabajo, para mí, es ocio.
Es cierto que el tiempo va muy deprisa y la tecnología, más, pero, al final, detrás de todo hay personas, y lo que vives y compartes con ellas es lo que al final te queda.
Creo que las personas deberían hacer lo que realmente les gusta, no decaer. Hay que quitarse los miedos y tener el atrevimiento de ir a por ello. «Siempre se puede cambiar, pero hay que atreverse».

Si me pudieses describir qué significa la Fundación ALARES para la sociedad, ¿qué me dirías?
__Nuestro objetivo es mejorar la calidad de vida de las personas y contribuir a la mejora de la competitividad de las empresas, o al revés, contribuir en la mejora de la competitividad de las empresas para mejorar la calidad de vida de las personas. Trabajamos con la conciliación dentro de la empresas y con todos los temas de diversidad dentro de las plantillas como fuente de innovación y crecimiento, y no como una amenaza.
Si hablamos de discapacidad, las empresas tienen la obligación de cumplir con el 2 % de la plantilla con personas con discapacidad. Creo que las empresas deben saber que este colectivo, que también está en la lista del paro, son personas preparadísimas, muy estables y responsables, y con una productividad incluso más alta que cualquier persona sin discapacidad.
En la fundación ALARES, principalmente tocamos temas que son críticos en la sociedad y en las empresas. Es crítica la inclusión de todo tipo de personas, es crítica la conciliación (trabajo, familia).
En Alares damos soluciones a las necesidades de las personas, porque detrás de una empresa hay personas y las necesidades humanas son iguales para todos, da igual el estatus social que tengamos. Todos necesitamos a personas que nos ayuden en un momento determinado.
Empresas como VOLVO, FORD, MAPFRE o BANCO SANTANDER son algunas de las que tienen implantados nuestros servicios.
Y, en la línea de este compromiso con la sociedad, todos los servicios que se prestan son gestionados por personas con discapacidad desde nuestro Centro Especial de Empleo, ALARES SOCIAL.
Hoy Alares es la empresa número uno en España en su especialidad, con más de siete millones de beneficiarios de sus servicios.

¿Qué es lo que más valoras y te gusta del equipo que te acompaña?
__De mi equipo me gusta todo; sin ellos, no haría absolutamente nada. Valoro mucho la confianza, la implicación, la honestidad. El equipo que me acompaña está formado por personas sencillas, con principios y con muchas ganas de aprender y trabajar.

Para Javier Benavente, ¿cuáles son los pilares fundamentales para que un proyecto o empresa vaya hacia una buena dirección?
__Creo que lo principal, hoy en día, es que una empresa tiene que pensar que trabaja con personas (como plantilla) y para personas (como clientes). Hay que ser empático con los demás y saber que no estamos hablando de seres galácticos.

Si pidieras un deseo en voz alta, ¿cuál pedirías?
__Pediría que todos los políticos a nivel mundial se pusieran de acuerdo e intentaran solucionar el problema que hay de inmigración en el origen, creo que este es el mayor problema que tenemos en el mundo. Las personas salen de su país por necesidad buscando mejor vida, pero la solución es poner remedio en el origen y ayudar a las personas en su tierra, porque considero que nadie quiere estar fuera de su país. No entiendo el desinterés que existe en no solucionar este problema, aun siendo fácil, creo yo. Solo hace falta voluntad y poner solución por el bien de todos.

Javier, si te digo…

– DIVERSIDAD…
Creo que es la mayor oportunidad que tienen ahora mismo la sociedad y, especialmente, las empresas.
Es una parte del enriquecimiento que tenemos a nivel social.

– EXCLUSIÓN SOCIAL…
Es una lacra que tenemos, un problema cultural principalmente.
Es una responsabilidad social que todos tenemos: empresas, gobiernos o cualquier tipo de institución, porque no podemos permitir que exista ningún tipo de exclusión social para nadie.

Cuando llegó a tus manos la revista GraZie Magazine, ¿qué sentiste al conocer este medio?
__GraZie Magazine me pareció una revista que trata las cosas de una forma completamente distinta de como lo hacen otros medios. Creo que es una revista de enorme calidad, tanto en el contenido como en el acabado de impresión. La forma de tratar los temas, el hacerlo de esta forma tan cercana me gustó mucho.

Oportunidades y riesgos para la empresa

LA DIFERENCIA VA A SER CÓMO TRATES A LA PERSONA Y QUE TIPO DE EMOCIÓN SEAS CAPAZ DE ESTABLECER

El pasado 25 de enero, dentro del ciclo de encuentros “Estrategias 2020: Tendencias de mercado y su influencia en el mercado actual”, celebramos una cena privada en Club Financiero Génova.
Emma Fernández, Consejera en SopraSteria y otras compañías tecnológicas, nos habló sobre cómo el Cloud no solo es cuestión de Tecnología, sino también de Impacto y Oportunidades para las empresas.
Emma puso de relieve cómo ha desarrollado la capacidad de “Siempre mirar hacia delante, siempre buscar tendencias y nuevos modelos de negocio”.
Su objetivo siempre ha sido compartir como ve las cosas que están pasando en la realidad, una mezcla de tecnología, nuevos modelos de negocio y nuevas formas de hacer.
A veces como Directivos nos vamos encontrando que la generación y creación de valor se mueve hacia otros sitios en el mercado y creo que es bueno reflexionar porqué se mueve hacia esos sitios y porqué hay empresas a las que se le está dando tanto valor.
Un valor que a los que hemos estado en el negocio tradicional nos llama mucho la atención, matizaba.
Durante toda su intervención magistral, Emma ha generado un interesante debate con los asistentes.
¿Cuál creéis que es el cambio fundamental que se está dando en nuestra sociedad?
Para Emma lo fundamental de esta trasformación son las personas.
“Tenemos una proyección de 9 mil millones de personas, esto significa que nunca antes en la humanidad ha habido mil millones de personas con formación superior conectadas por la tecnología y compartiendo información. Lo esencial es la cantidad de inteligencia compartida que hay en este momento en nuestro planeta”. Este es el elemento fundamental que hace que aparezcan formas nuevas de compartir, a partir de nuevos modelos que no tienen nada que ver con las cadenas de creación de valor tradicionales.
Están muy de moda las curvas exponenciales, pero es cierto que a esos miles de millones de personas tenemos que añadir los miles de millones de dispositivos que recogen muchísima información y conocimiento, y nos dan la posibilidad de tener cada día un número de datos enorme.
La inteligencia artificial de la que hablamos ahora se parece mucho más al ser humano, porque todos tomamos decisiones sobre la información que tenemos en base a lo que hemos aprendido. Con esas ideas y esos datos inferimos comportamientos o tomamos decisiones.
Hay correlaciones estadísticas que al tener millones y millones de datos se parecen mucho más a la realidad, por eso se está pudiendo utilizar de una manera distinta y con resultados diferentes a como se utilizaba antes.
A esto, añadimos el despliegue de las redes de telecomunicaciones y la reducción de unos precios que hace 10 años eran impensables, y tenemos una capacidad de interconexión tremenda. Si el core de tu negocio es intermediar entre algo que se produce y el consumidor, a la larga tu sector va a cambiar de una forma espectacular, porque no hay nada que haga mejor la tecnología que intermediar. Conecta consumidores, productores… de hecho, las plataformas que han supuesto una verdadera transformación tienen que ver con esto.
Por ejemplo en el mundo de la música, no nos acordamos de lo famosas que eran las discográficas. Los músicos han obtenido siempre su beneficio de los conciertos y esa es la situación a la que volvemos, ya no se gana el dinero de la música ni de los discos que compramos, se gana de los conciertos y probablemente los agentes de la música que quedan hoy no tienen nada que ver.
Con la TV sucede lo mismo. La TV tradicional está limitada a unos segmentos de edad bastante concretos. Una parte importantísima ve la TV en streaming, no ve los canales que se transmiten en directo. El otro elemento que permite la tecnología y estamos hartos de oír hablar es Uber o Airbnb, pero es otra vez una forma de intermediar entre clientes y recursos que están ociosos en plataformas.
Muchas de ellas han ido naciendo en los negocios menos regulados o donde el productor tenía muy poco poder, pero vemos que otros en los que sí tiene mucho poder también se están viendo afectados.
Otro ejemplo son los bancos. Hoy en día dicen: yo tengo los clientes. El que hoy en día tiene el cliente tiene el poder, pero el problema es que los perfiles de los clientes que tienen otras nuevas formas de negocio y que son su competencia son muy distintos.
Ahora existe un perfil de cliente que apuesta por una economía colaborativa, que comparte coche, no lo compra, que comparte piso… y que tiene unas formas de gestionar su modo de vida que no tiene nada que ver con perfiles de los clientes de hace años.
Entonces, en este sentido, uno de los elementos importantes en planificación estratégica es mirar la evolución del perfil del cliente y su perfil socio económico. Si estás pensando en cómo va a ser de sostenible tu compañía en los próximos años esto es muy importante, ya que sino capturas a tu cliente en un momento determinado difícilmente lo vas a capturar en un futuro.
Otro tema importante que tiene que ver con el Cloud es la cantidad de veces que el cliente interactúa con la web o la plataforma, que le proporciona el bien o el servicio.
La cantidad de veces que un usuario interactúa con una página web antes de comprar es espectacular, todas son exponenciales y todas requieren tener más capacidad de almacenamiento de datos.
Este es uno de los puntos donde el Cloud va a transformar el perfil de cómo es la informática y como va a ser en el futuro.
La nuevas empresas tienen nuevas infraestructuras que transforman el sector de las IT, porque la forma de desarrollar aplicaciones ya no es de muchas personas haciendo cosas a medida, sino reutilización de software, lanzamiento de aplicaciones…

La realidad de la tecnología no es solo la tecnología en sí misma sino como la utilizas. La batalla está en la mente del consumidor.
¿Qué hace Amazon o Netflix para poder ir tan rápido?
En Netflix lo que cambian de una manera rapidísima es al equipo directivo y a las personas. Y desgraciadamente, a cada uno de nosotros, lo que más nos cuesta es cambiar.
Las organizaciones cada vez son menos jerárquicas y lo que hacen mucho es la prueba de concepto: el producto mínimo viable. La mayor parte de las empresas tradicionales hacen el proyecto completo, y cuando lo va a sacar el mercado no tiene nada que ver con su análisis inicial del proyecto. Sin embargo, cuando el modelo es más de startup, es más rápido. Este tipo de empresas lo que hacen es medir las 3 o 4 cosas más imprescindibles, hacen la prueba con un conjunto que tenga un razonable valor estadístico y empiezan a escalar.
La nueva forma de negocio inteligente es explotar nuestro negocio al máximo, aunque sé que en algún momento me va a caer, y en paralelo desarrollar unas unidades que tienen que explorar nuevas vías para encontrar nuevos productos.
En resumen, la mayor parte de los sectores tienen la posibilidad de generar plataformas para ser capaces de gestionar un ecosistema que aporte nuevo valor sobre la base de su negocio de partida y tener en cuenta cada vez más las emociones.
Para Emma, en este nuevo ecosistema, sorprendentemente, las emociones están aflorando muchísimo más que nunca. La gente comparte las emociones de una manera más transparente, y hoy se mueve más por emociones que a veces hasta por datos, a pesar de que los datos son los que gobiernan. Esto es algo que las marcas van a tener que saber trabajar.

Al final, LA DIFERENCIA VA A SER COMO TRATES A LA PERSONA Y QUE TIPO DE EMOCIÓN SEAS CAPAZ DE ESTABLECER, concluyó.