Mesas redondas en la Fundación Martínez Hermanos en Lanzarote

Los pasados días del 27 al 30 de junio fui a Lanzarote para participar de unos eventos y mesas redondas en la Fundación Martínez Hermanos, que es una fundación que trabaja por la dignidad de las personas de Guinea Ecuatorial y el impacto social de sus empresas en las Islas Canarias, especialmente en Lanzarote, y en la que yo también aporto mi granito de arena.

La primera mesa redonda en la que participé estaba compuesta por Federico Romero que es el presidente de la Fundación Líneas Romero; Koldo Eguren, empresario turístico y bodeguero, que ha desarrollado escuelas para niños con dislexia; y Katy Martínez, presidenta de la Fundación Martínez Hermanos. La moderadora fue Bisila Bokoko que es una empresaria, conferenciante internacional y filántropa. Y el cierre corrió a cargo de Cipri Quintas que es un empresario, inversor, conferenciante y autor de “El libro del networking”. La mesa redonda trataba sobre Responsabilidad Social, Innovación y Turismo desde las personas y el corazón.

Después de oír a los diferentes ponentes y contertulios, me reafirmo en que integrar la responsabilidad social (RS) en la estrategia empresarial es imprescindible, una toma de conciencia fundamental para hacer convivir el negocio, en este caso el turismo, y el cuidado de la sociedad e impacto en el medio ambiente, un impulso sostenible y sensato hacia importantes oportunidades de innovación y crecimiento.

Hoy en día, la Responsabilidad Social Corporativa (RSC) o empresarial es una opción necesaria, imprescindible y estratégica, capaz de apoyar el crecimiento y garantizar el desarrollo de cualquier actividad empresarial, operando con respecto a las cuestiones medioambientales y con el contexto social en el que están inmersas.

Como se indica en la definición emitida por la Unión Europea, de hecho, la responsabilidad social se refiere a «la responsabilidad de las empresas por los impactos que tienen en la sociedad». Una sociedad poblada a todos los niveles por las partes interesadas -desde los socios comerciales hasta los consumidores, pasando por los empleados y las instituciones- que son cada vez más conscientes y sensibles a los planteamientos sostenibles de las empresas y a la atención prestada al medio ambiente y a la sociedad.

Perseguir la responsabilidad social de las empresas significa hacer y dirigir sus elecciones operando en dos niveles distintos, pero igualmente importantes. Por un lado, la empresa debe trabajar ética y correctamente a nivel interno para garantizar la seguridad, la salud y la igualdad de oportunidades de su personal. A nivel externo, en cambio, el enfoque de la RSC se centra en las cuestiones medioambientales y sociales, encontrando un valioso aliado en la comunicación con las partes interesadas, que debe ser siempre transparente, coherente y honesta.

Estamos en un buen camino. La urgencia de esta cuestión está cada vez más en el punto de mira de la sociedad y de las empresas. En particular, se reconocen las oportunidades de mejorar el mundo con nuevas innovaciones y un estilo de vida sostenible, y de permitir a las generaciones futuras vivir una vida que merezca la pena. 

La sostenibilidad también es ampliamente aceptada y apreciada por los consumidores debido a los productos sostenibles que se ofrecen para sus necesidades diarias. Básicamente, las empresas habrán entendido la sostenibilidad ecológica, social y económica como un bien holístico y la habrán establecido en su gestión empresarial y de marca.

El evento se organizó coincidiendo con la celebración del consejo asesor de la Fundación que se reúne anualmente para planificar e impulsar los proyectos de la fundación, y que en este 2022 se ha impulsado la formación de grupos en riesgo de exclusión social.

 He puesto cifras a la necesidad por parte de las empresas de apostar por la inserción de grupos vulnerables, siendo cerca de cuatro millones y medio de personas en España sufren algún tipo de discapacidad o dependencia que les hace necesitar el cuidado de otra persona, y son compradores que premian cuando una empresa incorpora en su forma de tratar la integración y el respeto.

Un total de 7 proyectos sociales contarán con el apoyo de más de 150.000 euros de la Fundación Martínez, en Deporte inclusivo, formación en Tecnología, agricultura ecológica, ámbito sanitario y programas de ayuda social que beneficiará a más de 3.000 personas. El objetivo de estos planes está encaminado a desarrollar proyectos de formación profesional, fomentar el deporte inclusivo, mejorar la salud de las personas y reducir la brecha digital, que permiten crear una sociedad más creativa, sostenible e inclusiva.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *