¡Benditos abuelos! que mantienen y ayudan a millones de familias. Un auténtico bienestar colectivo complementario

La creación del Día Mundial de los Abuelos fue una de las más importantes medidas aprobadas en el III Congreso Nacional de Organizaciones de Mayores, que se clausuró en el Palacio de Exposiciones y Congresos de Madrid el 17 de noviembre de 1997. ¡Enhorabuena!

Próximos a esta fecha, he querido hacer una reflexión sobre los “Benditos abuelos”, las “Benditas personas mayores”, que están a nuestro lado dándonos un bienestar colectivo complementario.

Benditos abuelos. Siempre queridos por sus nietos, mimados e incluso consentidos; dispuestos, como si fueran soldados, a sustituir a sus hijos en el cuidado de los nietos. Pero bendecidos por partida doble, ya que los abuelos, en silencio y sin esperar siquiera un agradecimiento, han sido capaces, como tantas hormigas trabajando, de construir un bienestar colectivo. Con sus bolsillos. Unos pocos ahorros, una pensión, una pequeña renta vitalicia: siempre a disposición de hijos y nietos, por encima de lo que ellos mismos pudieran necesitar.

En España somos de los más afortunados en el mundo. Nuestra edad media de vida es de las más largas del planeta, solo superados por Japón. 

Los ancianos son una parte muy importante de nuestra población, cada vez más. Y eso nos debe hacer repensar el modelo actual económico y social. Viendo en ello una gran oportunidad económica y de bienestar, y no una amenaza como algunos quieren ver cuando hablan de la sostenibilidad del sistema o del actual Estado del Bienestar. Y cada vez tendremos más personas mayores. También porque cada vez tendremos más, y todos, en todas las familias: actualmente en España hay 9,3 millones de personas mayores de 65 años. 

Los datos demuestran que el cambio demográfico es un hecho que no ha frenado la pandemia. Según la proyección del INE, en 2068 España podría albergar a más de 14 millones de personas mayores, lo que representaría el 30% de la población total. Será durante las décadas de los 30 y 40 del presente siglo cuando se registrarían los mayores incrementos, con la llegada a la vejez de todos los nacidos durante el baby boom. En paralelo, esta generación empezará a jubilarse a partir de 2024, cuando la presión sobre el sistema de pensiones y sobre los sistemas de protección social en general empezará a aumentar exponencialmente.

La población de la UE está envejeciendo y esto se puede ver a través de diferentes indicadores estadísticos como la evolución de la proporción de la población mayor, la tasa de dependencia de la tercera edad y la edad media, por poner algunos ejemplos. En primer lugar, la evolución de la proporción de personas mayores en la población: en 2020, el 21 % de la población tenía 65 años o más, frente al 16 % en 2001, lo que supone un aumento de 5 puntos porcentuales (p.p.). Si nos fijamos más concretamente en el grupo de 80 años o más, su cuota era de casi el 6 % en 2020, mientras que en 2001 era del 3,4 %, lo que significa que se ha prácticamente duplicado durante este periodo. Por otro lado, la proporción de jóvenes (de 0 a 19 años) en la UE era del 20 % en 2020, lo que supone un descenso de 3 puntos porcentuales respecto al 23 % de 2001.

La larga oleada de personas mayores, de una sociedad que envejece y se prolonga debemos verla como una oportunidad como sociedad, y no como una amenaza, pero ello implica una actualización radical y de estrategia como país, y revisión de los instrumentos de protección social. Las personas mayores, visto desde el ángulo económico o como la nueva Silver Economy, es una oportunidad de transformación, de nueva economía generadora de nuevos negocios, empleo y bienestar. Solo hay que mirarlo con un prisma no de gasto sino de inversión en las personas mayores como fuente generadora de empleo, bienestar social y riqueza.

Pero sin ir a esa visión de futuro, sino quedándonos en nuestra actual realidad, es imprescindible ampliar la mirada sobre lo mucho que los abuelos aportan a la sociedad, a las familias, a nuestra vida cotidiana. Sobre lo esenciales que se han vuelto. Un valor que muchos han redescubierto lamentablemente en los días de la tragedia del coronavirus. 

Los abuelos están volviendo a ser abuelos, dando también una gran lección cívica a la generación más joven. Mientras varios gobiernos siguen haciendo leyes vacías de servicios, reales, tangibles y concretos, que ayuden de verdad a las familias, los abuelos están en el campo: el 80% de ellos cuidan de sus nietos hasta los 13 años. Y mientras tanto, siempre son ellos, los abuelos, a los que encontramos, como jubilados, pintando escuelas donde habían trabajado, recogiendo colillas en la playa, acompañando a los niños cuando tienen que cruzar la calle después del colegio. Ayudar a otros abuelos, los que no son autosuficientes. Estas razones bastarían por sí solas, a las que, sin embargo, hay que añadir el enorme amor que desprende un abuelo o una abuela, para que no solo nos acordemos de ellos cuando tengamos que pedir dinero o ayuda en la familia.

¡Que vivan los abuelos si son muy viejos, poco brillantes, y se han convertido en niños de nuevo! Nos acompañan en el universo de la memoria y en las profundidades de la vida auténtica, nos hacen sentir útiles, capaces de dar todo a cambio de nada. Y mientras nos piden que no les abandonemos en la soledad cuando ya no se valgan por si mismos, nos dan compañía y calor. Siempre están ahí.

Si, hoy los abuelos son imprescindibles para sostener los equilibrios familiares. Son el principal apoyo para la igualdad entre hombres y mujeres, el principal soporte para poder conciliar la vida familiar y laboral, por encima de las leyes vacías de realidad que tenemos sobre la materia. 

En silencio, nuestros abuelos, casi reconociendo la importancia estratégica de su papel, se han convertido en un eje del estado de bienestar paralelo, aquel que se desarrolla en nuestras familias, sin ninguna ayuda de lo público. Las cifras hablan por sí mismas. Hay un millón de abuelos que actúan como cuidadores, atendiendo a otras personas mayores del hogar que de otro modo quedarían abandonadas, y 3,2 millones que cuidan de sus nietos mientras ambos padres trabajan. Pero lo más llamativo es el apoyo financiero. En la práctica, 1,5 millones de abuelos ayudan regularmente y 5,5 millones ocasionalmente a sus hijos y nietos económicamente. Hacen asistencia indirecta, y hay unos 7 millones en total. Y una de cada tres familias ahorra su presupuesto gracias a ellos.

Pero, ¿cómo debemos tratar a los abuelos cuando se vuelven difíciles, cuando están cabreados porque les cuesta reconocer que son ancianos? El consejo es el de utilizar la paciencia y la compasión, de preguntar en lugar de ordenar, de escuchar, escuchar y escuchar.

Dejémosles disfrutar de sus extraordinarias historias escuchándolos. Y recordemos las palabras del Papa Francisco: «La vejez es la sede de la sabiduría de la vida». De sabiduría, pero también de ayuda concreta e insustituible a las nuevas generaciones.

¡VIVAN LOS ABUELOS! Gracias, abuelos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *