Cinco aspectos del bienestar laboral

Hemos hablado muchas veces del bienestar laboral, y de cómo no puede exagerarse su importancia para la viabilidad, y no digamos ya el éxito, de una empresa. Y, por supuesto, del impacto que tiene en la calidad de vida general de las personas. Al fin y al cabo, el trabajo tiene un peso muy importante de nuestras vidas, tanto en la cantidad de tiempo que le dedicamos como en su influencia no solo en nuestro estado de ánimo y nuestra satisfacción general, sino en los de aquellos que nos rodean. Merece la pena, pues, apuntar brevemente algunos aspectos de bienestar laboral a los que prestar atención a la hora de elaborar una estrategia integral para mejorarlo.

Análisis previo y estrategia integral

Las acciones que una empresa desarrolle para mejorar el bienestar de sus empleados no pueden ser el equivalente a ir poniendo parches aquí y allá o tratar de copiar lo que otros están haciendo sin entender su estrategia. Es imprescindible un trabajo previo de análisis y de toma de conciencia de las particularidades de la propia organización y de las personas que la componen. En el ámbito del bienestar laboral no existen “tallas únicas”, así que antes de ponernos a elaborar el traje, tomemos bien las medidas.

Por otro lado, conviene tener en cuenta las múltiples facetas implicadas en el bienestar general de una persona. Para cumplir su objetivo la estrategia ha de ser integral y no dejar de lado ninguna de ellas. En caso contrario lo único que haremos será poner esos parches de los que hablábamos antes, y el resultado difícilmente será satisfactorio para nadie.

1. Bienestar físico

Me refiero en primer lugar al bienestar físico porque tal vez sea el más tangible y evidente a simple vista, y el más sencillo de evaluar. Asegurar el bienestar físico de una persona en su puesto de trabajo es imprescindible para que esta pueda desarrollar su labor con eficiencia y a largo plazo. Alguien que se encuentra incómodo mientras trabaja sufre esta situación durante una gran cantidad de horas al día. Y probablemente esta incomodidad se prolongue más allá de su jornada laboral.

Asegurar la comodidad de los espacios de trabajo. Adaptarlos a las particularidades de cada miembro de la plantilla de manera que puedan ocuparlos sin mantener posturas inadecuadas. Cuidar la iluminación, temperatura y ventilación. Respetar todas las medidas de higiene y distancia para prevenir el contagio de COVID-19… Son solo algunos de los aspectos a vigilar en este sentido. Por otro lado, animar a la realización periódica de pausas de descanso visual y ejercicios de estiramiento son maneras muy sencillas y eficaces de cuidar la salud de los trabajadores.

2. Bienestar social

Como animales sociales que somos, una parte vital de nuestro bienestar depende de nuestra capacidad de comunicarnos e interactuar con las personas a nuestro alrededor.

En un entorno laboral esto se traduce en potenciar una cultura organizacional que promueva el trabajo en equipo y la comunicación, respetando las particularidades de cada individuo y creando oportunidades para que cada persona pueda expresar sus ideas sin temor a juicios negativos.

Generar un sentido de propósito común y objetivos compartidos será mucho más sencillo si las actividades y procesos se planifican en consecuencia. Por ejemplo, puede primarse la realización de brainstormings sobre la búsqueda individual de soluciones, o incentivar el trabajo en equipo y la colaboración entre departamentos. La generación de oportunidades de socialización dentro y fuera del lugar de trabajo también puede ayudar a aumentar el bienestar social de la plantilla.

3. Bienestar profesional

Para cualquier persona es importante sentir que la empresa en la que desarrolla su trabajo se implica en su crecimiento profesional y le proporciona oportunidades y herramientas al efecto. Como en el resto de los casos, la clave está en no pretender que tenga éxito el enfoque de “talla única”. Solo si nos detenemos e invertimos tiempo en observar, escuchar y descubrir lo que para cada persona representa este crecimiento profesional podremos responder con los recursos adecuados para facilitarlo.

Ofrecer oportunidades de crecimiento dentro de la empresa, herramientas y recursos para la formación y actualización en competencias digitales o en aquellas específicas de cada puesto o la implantación de un programa de mentoring en el que cada persona pueda recibir apoyo y asesoramiento personalizado son algunas ideas generales en este sentido, pero el éxito de su implementación dependerá siempre de nuestra capacidad para tener en cuenta y responder de manera óptima a las necesidades de cada persona.

4. Bienestar financiero

Una compensación justa y competitiva por el trabajo desempeñado es, por supuesto, el primer paso para asegurar el bienestar financiero de la plantilla. A nadie le gusta sentir que el salario que recibe no se corresponde con el trabajo que desarrolla, o que no se reconocen sus esfuerzos y su compromiso.

Pero cuidar el bienestar financiero va más allá de ofrecer un salario adecuado y recompensar los buenos resultados. La educación financiera es aún, al fin y al cabo, una asignatura más o menos pendiente para la mayoría de las personas, y proporcionar recursos y herramientas para mejorarla puede ser una manera eficaz de promover esta faceta de su bienestar. Talleres, formación online o la posibilidad de resolver dudas concretas con la ayuda de un asesor pueden contribuir a ello.

5. Bienestar emocional

Según la Organización Mundial de la Salud, el bienestar emocional es un “estado de ánimo en el cual la persona se da cuenta de sus propias aptitudes, puede afrontar las presiones normales de la vida, puede trabajar productiva y fructíferamente, y es capaz de hacer una contribución a la comunidad”. Es un concepto muy amplio y muchas veces no tomamos conciencia de su importancia hasta que surgen los problemas derivados de su ausencia.

Estrés, ansiedad, dificultades a la hora de gestionar eficazmente las emociones, de estar presente en el momento. Incapacidad de desconectar y relajarse. Sensación de sobrecarga, de no llegar a todo, de perderse lo importante. Son algunas de las manifestaciones de un bienestar emocional insuficiente, que no solo impacta en la calidad del trabajo de una persona, sino que hace mella en su calidad de vida general, y en la de aquellos que la rodean.

Escucha y apoyo personalizado

Cuidar el bienestar emocional de los miembros de una organización pasa por, en primer lugar, escucharlos, y tomar conciencia de sus necesidades, frustraciones y anhelos. Olvidémonos más que nunca que la “talla única” y esforcémonos en prestar apoyo de la manera más personalizada posible. Si es necesario, dejémonos asesorar por profesionales y exploremos opciones en las que tal vez hasta ahora no habíamos pensado. Los beneficios derivados de la elaboración de este traje a medida tienen potencial para marcar un antes y un después en una empresa, y en la vida de las personas que la integran.

En Alares nos dedicamos desde 1999 al cuidado de las personas y sus familias, a aportarles los mejores servicios personales, cariño y atención, en cualquier rincón de la geografía española o portuguesa  con personal de nuestra propia plantilla, y trabajamos con las empresas para que puedan utilizarlos para atraer y fidelizar emocionalmente a sus clientes y a sus empleados con servicios necesarios, hoy más que nunca, en su vida diaria personal y familiar.

En mi libro autobiográfico ¡Quédate conmigo! 20 claves para enamorar a tus clientes… ¡y que se queden contigo! he querido compartir las experiencias vitales y profesionales de varias décadas que me han ayudado a definir las claves para atraer y fidelizar clientes y empleados con éxito. Hoy todos tenéis la oportunidad para ponerlo en práctica, nunca ha sido mejor momento. Un libro solidario que puedes adquirir en este enlace, e incluso regalar a tus empleados y clientes. Te lo dedicaré personalmente. Y si quieres escuchar el audiolibro narrado por mí mismo, lo tienes gratis en el mismo enlace.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

eight + 5 =